Aceite de ricino

El aceite de ricino o «aceite de castor» (del inglés: castor oil) es conocido por sus propiedades y beneficios para la salud del cabello, cejas, pestañas y piel.

Que es y para que sirve

Este aceite es obtenido de las semillas de la planta del ricino (Ricinus communis). Contiene triglicéridos del ácido ricinoleico (entre un 70 y 75% de su composición). El aceite de ricino era utilizado en la antiguedad con fines medicinales.

Entre sus utilizaciones más conocidas se encuentran todas aquellas relacionadas con la salud del pelo, pestañas y cejas.

Usos

propiedades

como tomar

Beneficios

Contraindicaciones

Donde comprar

Aceite de Ricino

Qué es y para qué sirve

El aceite de ricino se obtiene de la semilla del mismo nombre y está compuesto de ácidos grasos, de los cuales un 90% son ácidos ricinoleicos. Es en este tipo de ácidos en donde residen las propiedades únicas de este fantástico aceite. La planta de ricino (ricinus communis) lleva milenios cultivándose y empleándose para diversos usos. Aunque proviene del cuerno de África, hoy día se encuentra extendida a otras zonas cálidas.

El aceite de ricino tiene varias formas de administrarse y sirve como hidratante y como laxante. Entre los diferentes beneficios que proporciona, se encuentra el tratar problemas de piel, caspa, caída del cabello, picaduras o artritis. Tiene multitud de usos, desde aditivo alimentario hasta lubricante. También tiene propiedades medicinales, y se recomienda para fortalecer el sistema inmune, para cuidar la piel y para tratar el dolor. Es fungicida, antiviral y antibacterial.

Propiedades

El principal componente de este aceite son los ácidos grasos ensenciales, siendo el más abundante el Omega 9 o ácido ricinoleico. Es un triglicérido muy beneficioso para la salud que se puede encontrar también en otros productos como el aceite de soja y en la semilla de algodón, aunque la proporción es mucho más pequeña (0,03% y 0,27%, respectivamente). Esta sustancia convierte al aceite de ricino en un excepcional humectante, restaurador, emoliente y estimulante de la regeneración celular. Gracias a estas propiedades, se ha convertido en un ingrediente muy utilizado en distintos productos cosméticos, ya que es óptimo para mantener la piel saludable, tersa y bonita, hidratar el cabello en profundidad y reforzar las uñas.

Beneficios

Uno de los beneficios más reconocidos del aceite de ricino es el de actuar como laxante natural. El ácido ricinoleico tiene la capacidad de estimular la digestión y el movimiento intestinal, favoreciendo de esta manera la evacuación y la limpieza de los intestinos. Por eso se trata de un remedio tradicional, empleado durante generaciones, como tratamiento contra el estreñimiento ocasional.

Otra de las utilidades del aceite de ricino es la de hidratante, ya que sus ácidos grasos tienen una gran capacidad humectante. Además, también es rico en vitamina E, que es un antioxidante muy potente que actúa como protector celular. Esto ayuda a retrasar los efectos de la edad y a reducir las líneas de expresión y arrugas, cicatrices o estrías. Igualmente sirve para crear una barrera protectora contra los efectos de los rayos UVA, y puede atenuar las manchas de la piel.

Este efecto hidratante es beneficioso también para el cabello. El aceite de ricino se puede utilizar como un acondicionador natural que aporta una gran hidratación y flexibilidad al pelo. A la vez, previene las puntas abiertas y la sequedad en general. Los ácidos grasos de este aceite contribuyen al fortalecimiento del cabello, y de esta manera se pueden prevenir las roturas e incluso la caída del pelo. Es un excelente estimulante del crecimiento del cabello y es el mejor aliado para personas con pelo seco, dañado y fino. También se puede usar en las cejas y en las pestañas para fortalecer el pelo de estas zonas.

Aceite de ricino para las pestañas

El aceite de ricino es un producto muy fácil de conseguir y totalmente natural que puede ayudar a alargar, robustecer y estimular el crecimiento de las pestañas. Con su uso continuado, las pestañas se ven más fuertes, largas, espesas y sanas. Su utilización es muy sencilla. En primer lugar necesitamos un aplicador de rímel perfectamente limpio y sin residuos de máscara de pestañas. Antes de acostarnos, sumergimos el aplicador en el aceite de ricino y retiramos el exceso de producto en el borde del frasco. Se aplica de la misma forma que el rímel, desde la raíz de la pestaña, realizando movimientos ascendentes en zigzag para que el aceite se distribuya de forma uniforme. Dejaremos el producto durante toda la noche y por la mañana enjuagaremos con un poco de agua templada.

Aceite de ricino para las cejas

El pelo de la ceja tiende a volverse escaso y en ocasiones su regeneración puede ser complicada. Una de las mejores soluciones es la utilización del aceite de ricino, tanto para prevenir o disminuir la pérdida del pelo de esta zona, como para estimular el desarrollo de más pelo en toda la ceja. Solamente hay que tomar un pincel, un algodón o el mismo cepillo que usamos para las pestañas y mojarlo en el aceite. Se aplica de forma directa sobre ambas cejas y se deja actuar durante toda la noche. Por la mañana se lava con agua templada.

Aceite de ricino para el cabello

La utilización de aceite de ricino para el cabello es muy recomendable para las personas que tienen un pelo frágil o quieren fortalecer el crecimiento. Se aplica como una mascarilla tras el lavado y se deja reposar antes de aclararlo. Si el cabello no es graso, se puede usar en el cuero cabelludo, dando un suave masaje, ya que activa la irrigación sanguínea y restablece la salud de los folículos capilares. También se puede aplicar antes de dormir para que actúe durante toda la noche. Si el cabello está muy dañado, es importante tener cierta constancia y llevar a cabo este tratamiento dos veces por semana durante al menos dos meses. Al cabo de unas semanas se puede apreciar un pelo suave, con más brillo y más volumen.

Uso como laxante

El ácido ricinoleico es un gran aliado para la digestión, que además estimula el intestino y favorece la eliminación de residuos. Es un laxante estimulante que potencia los movimientos intestinales y las contracciones que hacen que los desechos transiten por el intestino hacia el recto para ser eliminados. El efecto suele producirse al cabo de unas dos o tres horas, aunque en algunas personas puede demorarse hasta seis horas. Se recomienda tomar con el estómago vacío y, si se desea, mezclado con zumo de frutas, para disimular su fuerte sabor. Hay que recalcar que este es un remedio esporádico para el estreñimiento ocasional y que no se debe utilizar de forma prolongada.

Deja un comentario